Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

¿Sobre la venta de medicinas sin receta para síntomas y procesos banales?

Suscripción a nuestro boletín.

Piojos de la cabeza

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 16-11-2011

¿Qué son y qué problemas pueden ocasionar los piojos de la cabeza?

Los piojos de la cabeza son pequeños insectos que viven sólo en la cabeza. No transmiten ninguna enfermedad. La única complicación posible es la infección de la piel por rascado. Hay otros dos tipos de piojos que pueden infectarnos: los piojos del cuerpo (que viven en la ropa y pueden contagiar alguna enfermedad infecciosa grave) y los que viven en el pubis (llamados ladillas, que se contagian generalmente por contacto sexual).

Otros animales tienen también piojos, pero no suelen afectar a las personas. Todos los piojos se alimentan de sangre, que obtienen picando varias veces al día.

La picadura es indolora, pero el paciente desarrolla alergia a la saliva del parásito y esto produce picor de intensidad variable, que puede comenzar días o semanas después de la infestación. Las picaduras a veces pueden verse como pequeños granitos rojizos en el cuero cabelludo o en la nuca.

¿Cómo es su ciclo vital?

La hembra llega a adulta en unas 2 semanas y vive otras 3 ó 4, durante las que puede poner varios huevos diarios (llamados liendres). La liendre mide aproximadamente 1 mm, tiene forma ovoidea y es de color blanquecino (Figura 1).

                                        

Imagen 1. Liendres muy abundantes, vistas con lupa                   Imagen 2. Piojos de diverso tamaño

A diferencia de la caspa que se desprende con facilidad, la liendre está fuertemente adherida. Para desprenderla hay que cogerla entre la uña y la yema de los dedos y tirar de ella hacia arriba del pelo. Las ponen muy cerca de la piel porque necesitan calor para incubarse.

El piojo nace más o menos a los 9 días, pero la cáscara de la liendre seguirá pegada. Considerando el crecimiento del pelo, las liendres localizadas a más de 1 cm. de la piel suelen estar vacías.

El piojo recién nacido (llamado ninfa) mide casi 1 mm. Los piojos adultos llegan a 3 ó 4 mm, y tienen un color pardo más oscuro que las ninfas (Figura 2).

¿Cómo se contagian?

Los piojos no vuelan ni saltan, pero trepan bastante rápido por el pelo y pueden pasar de una cabeza a otra si hay un contacto directo (“pelo con pelo”). Algunos niños tienen piojos con más facilidad que otros. Aunque en teoría es posible, es poco probable el contagio por contacto de la cabeza con tejidos (toallas, reposacabezas, sábanas, gorros) u objetos (peines, horquillas) con algún piojo vivo o liendre viable.

¿Cómo se diagnostican?

Los piojos son difíciles de ver porque suelen estar cerca del cuero cabelludo, son pequeños, tienen un color parecido al del pelo y en muchos casos habitan cabelleras abundantes.

Si tras una inspección meticulosa y con buena luz no se ve ninguno, la forma ideal de encontrarlos es mojar el pelo con crema suavizante (lo que les impide moverse) y pasar un peine de púas bien juntas o una lendrera (que es un peine diseñado para este fin) (Figura 3). Si el pelo es largo y abundante, antes de pasar la lendrera será necesario desenredarlo con un cepillo. Se debe peinar de la raíz a las puntas, limpiando el peine con un papel o trapo blanco en el que miraremos si sale algún piojo. Si tras peinar meticulosamente toda la cabeza no sale ninguno es muy poco probable que los tenga. En general se extraen 5 a 10 piojos de diverso tamaño. Los grandes se ven sin dificultad, pero para diferenciar los pequeños, generalmente se requiere una lupa.

  Imagen 3. Piojos de diverso tamaño, tras pasar varias veces un peine de púas finas

Una forma menos fiable de diagnóstico es buscar liendres. Para ello, también se necesita buena luz y buena vista (o una lupa). Si hay liendres es seguro que hubo piojos. Si las liendres están cerca del cuero cabelludo y hay picor seguramente es porque sigue habiendo piojos vivos, pero no es del todo seguro ya que el picor puede deberse a los granitos de picotazos antiguos o a pequeñas heridas por rascado.

¿Cómo se tratan los menores de 2 años?

Se puede cortar el pelo (cuanto más corto mejor) y eliminar los piojos y liendres a mano. Si no quiere cortarle el pelo, compre una lendrera y crema suavizante y pásela, tal como hemos descrito antes, cada 3 días, hasta que en 3 peinados sucesivos no saque ningún piojo.

Entre peinado y peinado quite a mano todas las liendres que vea. Si no consigue erradicarlos así, se podría usar un insecticida llamado permetrina, pero sólo en mayores de 2 meses.

¿Cómo se tratan los mayores de 2 años?

Puede seguir los consejos previos, o bien usar un insecticida, o ambos tratamientos a la vez. Dentro de los insecticidas, el mejor estudiado es la permetrina. Hay varios preparados con permetrina en champú, gel, etc. a concentraciones próximas al 1%, que son las usadas para los piojos.

Siga las instrucciones del fabricante, que suelen ser estas: lave el pelo con un champú sin acondicionador, seque un poco con una toalla y, aún algo húmedo, aplique el producto extendiéndolo bien (se extiende muy bien pasando un peine). Tras 10 a 20 minutos pase una lendrera. Si es eficaz, los piojos recuperados estarán inmóviles. Aclare con agua abundante, sin champú (salvo que sea especial para piojos) y seque al aire o con toalla (sin secador de aire caliente).

1. Si los piojos recuperados no se mueven, ¿es necesario hacer algo más? 

Hace años la permetrina era tan eficaz que la respuesta sería que no. Sin embargo, hoy en día y según zonas, algunos niños vuelven a tener piojos vivos pocos días después. Hay varias medidas que podrían aumentar la eficacia de la primera aplicación de permetrina:

  • Repetir una segunda aplicación aproximadamente a los 9 días.

  • Quitar a mano las liendres próximas al cuero cabelludo. La permetrina, incluso habiendo matado a todos los piojos, deja vivos a los embriones de un 20 o 30% de las liendres.

  • Seguir pasando la lendrera a intervalos de 3 días. Para que corra mejor se puede mojar el pelo con agua, pero no con acondicionador.

  • No lavar el pelo con champú que contenga acondicionador, ni usar acondicionador hasta la segunda aplicación de permetrina, ya que ésta impregna el pelo y deja un efecto residual varios días, que se podría perder con el uso posterior de acondicionadores.

2. ¿Qué hacer si los piojos recuperados salen vivos?

Hay varias opciones:

  • Repetir permetrina al día siguiente, pero dejándola actuar unas 8 horas (en vez de los 10 a 20 minutos que suele aconsejar el fabricante).

  • En vez de permetrina, aplicar otro insecticida llamado malatión. Malatión es más eficaz, pero también más tóxico. Se deja actuar 10 a 20 minutos. No se repite una segunda aplicación a los 9 días a no ser que haya evidencia de piojos vivos.

  • Seguir un tratamiento sin insecticidas:

    • La dimeticona, un derivado de la silicona, es segura y razonablemente eficaz. Impide que respiren y los inmoviliza. Requiere una segunda aplicación a los 9 días.

    • Pasar la lendrera con crema suavizante a intervalos de 3 días y quitar liendres a mano hasta que en tres peinados sucesivos no se recoja ningún piojo. Normalmente se requieren 5 peinados (2 semanas)

¿Hay insecticidas naturales?

Permetrina es un insecticida sintético que se elaboró a partir de un grupo de insecticidas naturales de la flor del crisantemo, llamados piretrinas. Las piretrinas tienen una eficacia aceptable frente a los piojos vivos, pero claramente menor que permetrina frente a los embriones del interior de las liendres. Para mejorar este defecto se suelen asociar a otras sustancias que se llaman “sinergizantes”. También existen otros insecticidas naturales distintos de las piretrinas, pero no hay tanta experiencia sobre su eficacia y toxicidad.

¿Cuándo puede volver al colegio?

Al día siguiente de haber realizado un tratamiento correcto con permetrina, malatión, piretrinas con sinergizantes, o dimeticona, aunque queden liendres.

¿Cómo prevenir el contagio?

El riesgo de contagio es menor recogiendo el pelo si es largo (coletas, moños), o tapándolo (pañuelos). El pelo corto no sólo previene del contagio, sino que facilita mucho cualquier tratamiento. No se deben compartir cepillos o peines, gorros o cintas de pelo.

Hay sustancias repelentes, pero su eficacia por ahora no ha sido bien demostrada. Nunca se debe aplicar un insecticida como repelente o preventivo, porque puede ser tóxico.

Cuando hay varios casos en una clase o familia se debe revisar a todos cada 2 ó 3 días. Sobre todo al inicio de la infestación, puede que no se rasquen. No se debe tratar salvo evidencia de piojos vivos o al menos de picor y liendres muy cerca del cuero cabelludo.

Otras medidas como lavar a 60º las toallas, gorros, sábanas, cubre almohadas, etc., así como aspirar telas en contacto con la cabeza que no sean lavables y guardar objetos no lavables en una bolsa de plástico durante 2 semanas (tiempo de vida de una liendre), se pueden llevar a cabo, pero no de forma obsesiva porque seguramente son innecesarias.

Fecha de publicación: 16-11-2011
Autor/es:
Palabras clave: