Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

Para vacunar a mi hijo frente a varicela antes de los 4 años:

Área de usuario

Hipertrofia adenoidea: vegetaciones

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 26-01-2012

¿Qué son las vegetaciones o adenoides?

Son parte de un órgano que se llama "Anillo de Waldeyer". Dibuja una especie de cinturón que bordea por dentro la entrada al organismo por la boca y la nariz. Lo forman las anginas o amígdalas palatinas, la amígdala lingual, situada muy atrás en la lengua, por lo que no se ve, y las propias vegetaciones (amígdala faríngea).

Pueden considerarse, como las conocidas amígdalas, un órgano infantil por medio del cual el cuerpo "aprende" a reconocer lo extraño y a defenderse, llegado el caso. (Figura 1)

¿Qué es la hipertrofia adenoidea?

En medicina, “hipertrofia” significa aumento de tamaño.

Se dice que un niño "tiene vegetaciones" cuando sus adenoides crecen más de la cuenta, se inflaman y por esta razón provocan síntomas.

Cierto grado de crecimiento adenoideo se debe sobre todo por los catarros y es normal hasta los 5 años. Las vegetaciones disminuyen de tamaño con el crecimiento.

¿Qué síntomas produce?

  • Respiración con la boca abierta todo el tiempo.                                   
  • Ronquidos mientras se duerme.
  • Timbre de voz característico, al tener la nariz tapada.
  • Mal aliento por las mañanas, labios cuarteados, sequedad de boca.
  • Congestión nasal y moqueo persistentes.
  • Infecciones de oídos (otitis) repetidas.
  • Inquietud durante el sueño con somnolencia diurna.
  • Pausas sin respirar (apnea) durante el sueño.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico es fundamentalmente clínico. Entre las pruebas que se pueden hacer están:

- Nasofaringoscopia: gran valor y fiabilidad. Las vegetaciones sólo se pueden ver a través de un espejo especial o con un aparato a través de la nariz (endoscopio). Hay grandes limitaciones en niños pequeños por falta de colaboración.

- Radiografía lateral de cavum (vista lateral de la garganta): Poco valor. Sólo se hará en adenoides severas.

- Estudios de la apnea del sueño (sólo en  casos severos), para valorar la existencia y la intensidad de los episodios de apnea. Se realiza en casos dudosos y en  niños mayores.

¿Qué consecuencias tiene la respiración bucal permanente?

Suelen tener rasgos faciales típicos - (Figura 2. “Facies adenoidea”):

 

  • Cara alargada
  • Labio superior pequeño que deja ver los dientes superiores “en paleta”
  • Paladar ojival (paladar que está “hundido”)
  • Mal posición dentaria y mal oclusión dentaria
  • Labio inferior agrandado
  • Hundimiento de pómulos que asemeja una nariz grande sin serla                                    

¿Cuándo hay que pensar en operar?

Cada caso debe valorarse individualmente.

Si hay respiración bucal persistente, incluso cuando no está resfriado. Si hay ronquidos y sobre todo pausas de apneas durante el sueño (respiraciones entrecortadas, con cese completo del paso del aire por unos segundos). Esto suele aconsejar la valoración por el otorrinolaringólogo, que será quien decida si es conveniente o no operar.

¿En qué consiste la intervención?

La adenoidectomía o extirpación de adenoides, consiste en que tras anestesiar al paciente, se realiza a través de la boca un raspado de la zona crecida situada en la pared posterior de la faringe.

Se suele tardar entre 10 y 30 minutos en extirpar las adenoides. El niño se queda en el hospital unas 4 horas tras la operación.                                   

Las complicaciones son raras. Las más frecuentes son: malestar al despertar, mareos, nauseas y vómitos, sangrado por nariz o boca.

Fecha de publicación: 26-01-2012
Autor/es: