Formulario de búsqueda

Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

¿Hay normas que limiten el peso de las mochilas escolares en tu país?

9% (20 votos)
No
63% (140 votos)
No lo sé
29% (64 votos)
Total de votos: 224

Artículo relacionado: https://bit.ly/1KDn2qu

Área de usuario

No se debe tocar la fontanela al bebé porque puede ocasionar daños en el cerebro y quedarse tonto

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
  • WhatsApp
Fecha de publicación: 27-06-2018

MITO O REALIDAD:

  • No se debe tocar la fontanela (o “mollerita”) al bebé porque puede ocasionar daños en el cerebro y quedarse tonto”

Se suele pensar que...

Todavía hay quien cree que tocar ese rombo blandito de la parte superior de la cabeza puede causar daños en el cerebro.

Los padres primerizos suelen sentirse inseguros sobre cómo actuar ante la fontanela mayor o “mollera” del bebé. ¿Deberían preocuparse?

Hoy sabemos que….

En realidad, hay seis fontanelas. Son espacios membranosos entre los huesos del cráneo de un bebé. Están delimitadas por las suturas.

Hay dos que son más grandes. Son la "anterior o mayor" (frontal) y la "posterior o menor" (en la coronilla - occipital).

No hay riesgo para el bebé cuando se tocan porque son membranas fibrosas, gruesas y resistentes.

El pediatra las suele tocar en cada revisión para evaluar si se cierran con normalidad. 

- Que los huesos de la cabeza no estén soldados permite que la cabeza se amolde a la pelvis de la madre durante el parto.

- En los dos primeros años de vida el cerebro crece mucho y necesita espacio. Las fontanelas se van osificando. La menor se suele cerrar antes de los 3 meses. La mayor tarda bastante más; entre los 12 y los 18 meses. 

- También sirven para proteger el cerebro al evitar el aumento de presión que se puede producir tras un golpe o caída.

Podéis tocarla sin miedo. Con el mismo cuidado que cualquier otra parte del cuerpo del bebé. No es tan frágil como parece. Se puede lavar, peinar y cepillar como el resto de la cabeza.

A veces la fontanela late. Esos latidos son las pulsaciones de los vasos sanguíneos que la irrigan.

Lo normal es que el nivel de la fontanela esté algo por debajo del de los huesos. Pero puede abombarse un poco cuando el bebé llora. También cambia según el bebé está sentado o acostado. Todo esto está dentro de lo normal.

(Fuente de imagenhttps://es.wikipedia.org/wiki/Fontanelas)

 

Fecha de publicación: 27-06-2018
Autor/es: