Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

¿Usas redes sociales? (Gracias por difundir Familia y Salud)

SÍ, frecuentemente
67% (29 votos)
SÍ, a veces
21% (9 votos)
Nunca o casi nunca
12% (5 votos)
Total de votos: 43

Área de usuario

Lavados nasales: ¿cómo y cuándo realizarlos?

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 17-03-2016

Se trata de introducir suero fisiológico o una solución salina por los orificios de la nariz para limpiar y arrastrar la mucosidad.

¿Por qué son necesarios?

A los bebés se les tapona la nariz con mucha rapidez con los resfriados. El exceso de mucosidad entorpece su respiración, ya que no saben respirar por la boca. A veces, también les impide comer y dormir. Hay que recordar que el niño no se sabe sonar. Su tos y sus estornudos no tienen la misma presión que la del adulto. Por estos motivos es importante limpiarles de vez en cuando. Siempre es mejor hacerlo suavemente intentando no dañar la mucosa nasal.

¿Cuándo se realizan?

No hacen falta siempre que el bebé esté acatarrado.

Es importante recordar que los mocos de por sí no son malos. Son un mecanismo de defensa y como tal, nunca tenemos porque eliminarlos completamente. Sólo cuando dificultan la alimentación o el niño está incómodo hay que pensar en el lavado nasal.

¿Cómo se realizan?

Con el niño tumbado de lado, SIN reclinar la cabeza hacia atrás. Introducir la solución salina por el orificio que queda mirando al techo. Después cambiar de lado y realizar la misma operación.

Si se hace la maniobra con el niño tumbado boca arriba se corre el riesgo de empujar el moco hacia el oído, favoreciendo una posible otitis.

Si el niño tose o estornuda después del lavado es normal. Si el niño se traga el suero y el moco no pasa nada.

No hay por qué hacer lavados nasales cuando el niño no tiene mocos. Nosotros no nos sonamos la nariz cuando estamos bien.

¿Qué cantidad de líquido se necesita?

Basta con 2 ml de solución salina en cada fosa nasal para lactantes hasta los 2 años y 5 ml en niños mayores.

¿Aspirador sí o no?

En el mercado hay aparatos que sirven para aspirar el moco por la nariz (en forma de manguera, de pera; etc…).

No siempre hay que aspirar después del lavado nasal. Esto puede hacer que se inflame la mucosa de la nariz y que se produzca más moco, empeorando el problema. Sólo se debería usar para sacar el moco que se ve y no sale con el lavado.

¿Mejor suero fisiológico o solución salina (“agua de mar”)?

La eficacia de uno u otra es similar si se realiza correctamente. Lo que las diferencia es la concentración de sal (0.9% en el suero y hasta 2.3% en el agua de mar hipertónica). Cuanta más concentración, el arrastre de moco parece ser mayor por la fuerza de ósmosis. Pero esto no está demostrado.

A partir de los 6 meses y en caso de congestión nasal intensa podría tener beneficio la solución hipertónica.

¿Solución en forma de spray o monodosis?

Un método no es superior al otro. La elección dependerá de la preferencia de los padres y con cuál se manejen mejor. Los sprays nasales comercializados tienen distintas fuerzas según la edad del niño y los preparados monodosis tienen un adaptador específico para hacer los lavados.

Usar mejor envases pequeños y uno por cada niño, para evitar contaminaciones.

Un enlace a modo de ejemplo

Fecha de publicación: 17-03-2016
Autor/es: