Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

HOMEOPATIA (Parte I). Qué es, de dónde viene y situación actual

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
  • WhatsApp
Fecha de publicación: 29-01-2018

La homeopatía forma parte de las llamadas terapias alternativas o complementarias. Su regulación, comercialización y empleo son objeto de debate en los medios de comunicación. También en las sociedades científicas y entre los profesionales sanitarios. Hoy en día, los estudios científicos de calidad nos dicen que no han podido demostrar su eficacia. Ni para tratar ni para prevenir las enfermedades para las que se usa.

Aquí puedes leer algunos posicionamientos actuales:

  1. Los pacientes piden a sanidad que tome medidas contra las pseudociencias. Redacción Médica (13-febrero-2017) (pincha enlace).
  2. Las Sociedades Médicas dicen “no” a la homeopatía. Diario Médico (19-diciembre-2016) (pincha enlace).
  3. Posición de la Real Academia Nacional de Farmacia en relación con la situación actual de los medicamentos homeopáticos. Mayo 2017 (descarga pdf).
  4. Vicente Baos. La homeopatía como abordaje no científico de la terapia Farmacologica. Boletín de Información Farmacoterapéutica de Navarra. Vol 25, nº 1; 2017 (descarga pdf).
  5. National Health and Medical Research Council of Australian Government. NHMRC Statement on Homeopathy and NHMRC Information Paper - Evidence on the effectiveness of homeopathy for treating health conditions. Junio 2015 (en inglés).

En estos dos temas trataremos de explicar de una manera lo más accesible posible, en qué se basa la homeopatía, para que se utiliza, cómo está regulada, sus peligros y lo que hoy saben los científicos sobre estos productos.

¿De dónde procede?

La homeopatía tiene su origen a finales del siglo XVIII. La inició Samuel Hahnemann (1775-1843). Era un médico alemán. Estaba preocupado porque algunos tratamientos de su época (sangrías, purgas…) hacían sufrir a los pacientes.

¿En qué se basa?

La homeopatía se basa en tres principios:

- Principio de similitud

- Principio de potenciación (dosis infinitesimales)

- Principio de individualización del tratamiento.

1. El principio de similitud

Este doctor tomó 'corteza de quina'. Y al poco, notó síntomas parecidos a los de la malaria. Esta enfermedad en aquel momento se trataba con esa planta. Entonces no se sabía que su eficacia se debía a que contenía quinina. La quinina es un alcaloide que mata al parásito que causa la malaria; que se llama Plasmodium.

Los síntomas que Hahneman notó se debían en realidad a la toxicidad de la planta. Pero esta experiencia inspiró su teoría. Se basó en la idea de que “lo similar se cura con lo similar” (similia similibus curentur).

¡Lo explicamos! El pensó que si “algo (=corteza de quina)” causa un conjunto de síntomas en alguien sano, ese mismo “algo”, puede curar a un enfermo que tenga los mismos síntomas. Es decir, para tratar una enfermedad se debía usar la misma sustancia que originase sus síntomas. Esa forma de pensar sería lo mismo que decir por ejemplo, que si la cafeína produce insomnio en una persona sana, podríamos usar café para tratar el insomnio en quien lo sufra.

2. El principio de potenciación

El segundo fundamento de la homeopatía es la DILUCIÓN.

Hahnemann observó que a dosis más altas había mayor intensidad de “síntomas similares”. En cambio, al reducir las dosis, estos efectos iban desapareciendo. Esto le llevó a pensar erróneamente que cuanto más baja era la dosis, mayor era el efecto curativo. Así que ideó una técnica para hacer diluciones extremas. Creía que así mantendría las propiedades curativas de la sustancia pero sin sus efectos dañinos. Las diluciones más empleadas por él fueron las decimales (XH) y las centesimales (CH).

En una dilución centesimal, una parte de una sustancia (por ejemplo, 1 ml), se diluye en 100 partes de agua o alcohol (100 ml). Esto es 1CH. Si ahora una parte de esta disolución (1 ml) es otra vez diluida en100 mlde agua o alcohol, tenemos una dilución 2 CH); y así sucesivamente. Cada vez que se diluye el producto homeopático hay que agitarlo para aumentar su potencia curativa (sucusión). Así, una dilución 30CH es el resultado de repetir el proceso anterior 30 veces, agitándolo en cada dilución.

Esto es lo que se llama “potenciación, atenuación o dinamización”. Y supone que al diluir y agitar el producto en agua destilada o alcohol, el resultado es menos dañino pero mucho más potente. Estas preparaciones conservarían la memoria curativa de la sustancia original (“memoria del agua”).

Sin embargo, los estudios científicos nos han hecho saber que tras diluir más de 12CH o 24XH, no queda ninguna molécula del producto original. Es decir, que el producto final no tiene ningún principio activo.

3. El principio de individualización del tratamiento

Los homeópatas dicen tratar a la totalidad del individuo. No solo a sus síntomas físicos. Cada individuo tiene características propias. Así explican que puedan elegir diferentes remedios para tratar la misma enfermedad. También que un mismo producto se use para problemas muy diferentes. Y que diferentes homeópatas experimentados no coincidan en la selección de remedios para los mismos problemas.

¿Cuáles son los ingredientes de este tipo de productos?

La mayor parte de los remedios homeopáticos que se usan actualmente fueron ideados en el siglo XIX. Proceden de una sustancia de origen mineral, animal o vegetal. Esta se disuelve y agita sucesivamente en una solución hidroalcohólica (contiene agua y alcohol). Y estas diluciones después se usan para fabricar los preparados comerciales.

Las formas más comúnmente utilizadas son los gránulos y los glóbulos. Son bolitas que se ponen debajo de la lengua. Están hechas de una sustancia inerte (a menudo azúcar, o lactosa), sobre la cual se pulverizan las soluciones anteriores. También hay otros preparados en forma de comprimidos, jarabes, gotas, pomadas, supositorios, etc.

¿En qué enfermedades se utiliza?

Los homeópatas la recomiendan en todo tipo de patologías, tanto agudas como crónicas. E incluyen enfermedades graves y difíciles de tratar.

También, para prevenir infecciones respiratorias y otras enfermedades. Son las llamadas vacunas homeopáticas o “nosodes”.

Además aseguran que su terapia reduce los efectos adversos de los medicamentos contra el cáncer.

Hay que decir que su empleo en veterinaria igualmente es controvertido.

¿A qué se debe su popularidad?

La homeopatía se desarrolló en un contexto social y científico muy diferente al actual. En esa época no se sabían las causas de muchas enfermedades. La medicina se basaba sobre todo en tratar los síntomas. Hoy este planteamiento no tiene justificación.

Pero la realidad es que hoy en día su empleo no es menor. Los países que más la utilizan son Francia, Alemania y Austria (11% de la población). Los que menos, los países escandinavos y Reino Unido (1,5%). El laboratorio Boiron es el mayor fabricante de productos homeopáticos. Según ellos, uno de cada tres españoles habría usado alguna vez uno de estos productos (en 2013).

Un estudio reciente de la Fundación Española para la Ciencia y Tecnología (Fecyt) señala que el 52% de los españoles cree erróneamente que la homeopatía funciona algo o bastante-mucho. El 37% cree que no es eficaz.

Según este estudio, las personas que creen más en la eficacia de los productos homeopáticos son:

  • los de mayor nivel de estudios,
  • los que se identifican como de centro izquierda,
  • los que viven en ciudades más grandes,
  • los empresarios,
  • los representantes, agentes comerciales y administrativos,
  • las mujeres entre 25-64 años,
  • los creyentes en "otras religiones".

Y creen más en la homeopatía los habitantes de Canarias, Comunidad Valenciana y Cataluña.

Esta popularidad se puede deber a múltiples factores:

- Los homeópatas ofrecen consultas más largas. Esto facilita la comunicación del paciente con el terapeuta.

- La preferencia irracional del público por productos o remedios "naturales". Las palabras “natural” y “homeopatía” se interpretan como similares; pero no lo son.

- La preocupación por la falta de efectividad o los efectos adversos de algunos tratamientos convencionales. Creen que la homeopatía no tiene riesgos.

- El hecho de que se vendan en farmacias. Eso hace pensar que son eficaces.

- Los importantes intereses económicos que hay detrás de esta actividad.

En Resumen...

La homeopatía es una “terapia alternativa”.

Es menos popular en España que en otros países de Europa.

Es una pseudociencia basada en argumentos de hace más de 200 años.

No tiene ninguna explicación científica según el método investigador actual.

Parte de su éxito puede que se base en las deficiencias de nuestro modelo sanitario que alejan al paciente del mismo. También, en la opinión y en la seguridad que trasmite el terapeuta homeópata y en la falsa creencia de que se trata de una medicina “natural”.

Para saber más...

1. Ugarte Libano R. Homeopatia y pediatria. Famiped 2011; 4 (4) (descarga pdf).

2. #NoSinEvidencia y AEPap. Publicado en Familia y Salud, Enero 2914

3. Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad. Nota resumen informe terapias naturales (19/diciembre/2011) (descarga pdf).

4. Programa LATE MOTIV - Elena Campos, una biomédica contra la pseudociencia. (Publicado: 15-junio-2017). La doctora en biomedicina Elena Campos preside la Asociación para Proteger a los Enfermos de la Terapias Pseudocientíficas (APETP) y nos habla de sus intentos, sus logros y los riesgos de las pseudoterapias (descárgalo en YouTube).

5. Canal deborahciencia. No más pseudociencias en espacios públicos. Sin excusas. (Publicado: 8-marzo-2017) (descárgalo en YouTube).

Descárgate la presentación con los PUNTOS CLAVE: 

Fecha de publicación: 29-01-2018
Autor/es: