Formulario de búsqueda

Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

¿ La fiebre alta se quita con antibióticos ?

Artículo relacionado: https://bit.ly/2zvxXRt

Área de usuario

Estimulantes del apetito (Orexígenos)

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
  • WhatsApp
Fecha de publicación: 26-02-2014

¿Qué son?

Los estimulantes del apetito, conocidos como orexígenos, pueden ser sustancias producidas de forma natural por nuestro cerebro (por el hipotálamo) y que actúan regulando el control del apetito, o bien, fármacos que tomamos desde fuera y que actúan en el centro regulador del apetito produciendo la sensación de hambre.

¿Cuáles son los principales estimulantes del apetito?

No existen en sí medicamentos que aumenten el apetito, sino que hay medicamentos en los que, dentro de sus efectos secundarios está el del aumento del apetito.

Son: Ciproheptadina (no administrar en menores de dos años), Arginina, Pizotifeno, Acetato de megestrol, y polivitamínicos.

Ciproheptadina

Es un antihistamínico y entre sus efectos secundarios destaca el aumento del apetito. Está especialmente indicado en las anorexias o falta de apetito infantil y desnutrición.

Pizotifeno

Indicado en la delgadez debida a problemas psicológicos en etapa puberal (adolescentes)

Ciproheptadina en asociación

Indicado en situación de convalecencia de enfermedades o ingesta inadecuada de proteínas.

Acetato de megestrol

Indicado en adultos en situaciones de anorexia por enfermedad crónica tipo cáncer, infección por VIH, etc; aunque no existe eficacia ni seguridad en niños.

¿Cuándo están indicados?

Si tu hijo crece sano, manteniendo un peso y talla adecuados a su edad y realiza una alimentación variada de todos los grupos de alimentos no precisa un estimulante del apetito. El pediatra será el que valore la necesidad del mismo.

Recomendados especialmente en casos de enfermedades crónicas con marcada pérdida de apetito, desnutrición, anorexia infantil, en enfermedades graves (cáncer, sida), etc.

Si tu hijo/a es mal-comedor deberá ser valorado por su pediatra, intentando modificar los hábitos y conductas alimentarias incorrectas y ofreciendo una dieta equilibrada y variada donde el niño decida la cantidad que come sin forzarle.

Los niños suelen pasar “baches de inapetencia” que son normales y hay que respetarlos y no precisan de la necesidad de estimulantes del apetito.

¿Pueden ser peligrosos?

Sobre los estimulantes del apetito no existe eficacia demostrada ni seguridad de su uso y su ingesta puede acompañarse de efectos secundarios indeseables, como: excesiva ganancia de peso, somnolencia, taquicardia, molestias digestivas, dependencia, etc., por lo que la indicación será exclusiva del pediatra.

Fecha de publicación: 26-02-2014
Autor/es:

Música Podcast: Hope for Rebirth (Disco: Aeon). Artista: Celestial Aeon Project (Fuente: www.jamendo.com). Voz: Rafael López García
Esta narración de audio fue creada a partir de una versión específica de este artículo y no refleja las posibles ediciones subsecuentes.