Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

En tu familia fuman:

Papá
14% (5 votos)
Mamá
3% (1 voto)
Ambos
9% (3 votos)
Ninguno
74% (26 votos)
Total de votos: 35

Artículo relacionado: https://goo.gl/WP6Dvi

Área de usuario

Medicamentos antiparasitarios. ¿Qué son y para qué sirven?

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
  • WhatsApp
Fecha de publicación: 26-11-2015

Los medicamentos antiparasitarios son los que se usan para tratar las parasitosis. Las parasitosis son enfermedades infecciosas producidas por unos seres vivos, los parásitos. Se pueden encontrar en el aparato digestivo humano. Hay dos grupos diferentes: los protozoos y los helmintos. Son frecuentes en todo el mundo. Y aunque afectan a todas las edades, los niños tienen un riesgo mayor.

El parásito puede llegar al organismo por varias vías: por el agua, las manos sucias, los alimentos contaminados con restos de heces, algunos alimentos crudos o poco cocinados (carne, pescado, crustáceos) y ciertos animales. Cada parásito tiene un ciclo vital propio. En él intervienen parásitos adultos que ponen huevos, de los que nacen nuevos individuos.

Los síntomas cambian según el parásito de que se trata. Los más comunes son: prurito (picor) anal, dolor y distensión abdominal, vómitos, diarrea y fiebre. Otros menos frecuentes son pérdida de peso, malestar, tos, alteraciones del sueño e irritabilidad.

El examen directo de las heces es el método de diagnóstico más habitual.

¿Cómo se utilizan?

Cada tipo de parásito se trata con el medicamento más adecuado para él.

En España afectan sobre todo a niños en edad preescolar (entre 1 y 5 años). El más frecuente en los niños que van a la guardería es la Giardia lamblia. En la edad escolar, el más común es el Enterobius vermicularis (también se llaman oxiuros o lombrices).

Las parasitosis más frecuentes en nuestro entorno y los fármacos que se emplean para curarlas son:

  • Giardia Lamblia: Metronidazol o Tinidazol
  • Cryptosporidiosis: rehidratación oral o intravenosa.
  • Enterobius vermicularis: Mebendazol ó Pamoato de pirantel.
  • Ascaris lumbricoides: Mebendazol ó Albendazol
  • Trichuris thrichura: Mebendazol
  • Tenias (saginata, solium): Praziquantel
  • Hymenolepis nana: Praziquantel

En algunos casos debe repetirse el tratamiento un cierto tiempo después (por ejemplo, 15 días en los oxiuros). Es para eliminar los parásitos adultos que han nacido de los huevos que resistieron las primeras dosis de medicamento.

¿Qué problemas pueden producir?

Los antiparasitarios actúan directamente sobre el parásito en el tubo digestivo humano. Alteran su estructura y provocan su destrucción. En general, se toleran bien. Sus efectos secundarios son leves.

- El Metronidazol puede producir trastornos digestivos, pérdida de apetito, urticaria y picor de la piel, cefalea y alteraciones de la visión.

- El Mebendazol y el Albendazol pueden causar molestias digestivas, dolor de cabeza y disminución de los glóbulos blancos (raro).

- El pamoato de pirantel puede provocar disminución de apetito, náuseas y vómitos, calambres abdominales y diarrea.

¿Qué precauciones debo tener?

A pesar de que los tratamientos son útiles, es frecuente la reinfección por oxiuros. Por eso se recomienda el tratamiento de todas las personas que conviven en el hogar. Hay un alto grado de transmisión dentro de la familia.

Para el control y la prevención es muy importante poner en práctica una serie de recomendaciones:

  1. Higiene personal cuidadosa. Lavado de manos antes de las comidas y después de utilizar el inodoro.
  2. Mantener las uñas de las manos cortas y limpias.
  3. Limpiar a fondo el cuarto de baño. Lavar con frecuencia la ropa interior y de cama con agua caliente.
  4. Consumir agua potable. Lavado minucioso de frutas y verduras. Evitar alimentos crudos de riesgo, etc. 

Lee más...

Fecha de publicación: 26-11-2015
Autor/es: