Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

Para vacunar a mi hijo frente a varicela antes de los 4 años:

Área de usuario

Mononucleosis infecciosa o enfermedad del beso

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 17-10-2011

¿Qué es? ¿Qué la produce?

Esta enfermedad, que alguna vez oímos en alguien que conocemos, se trata en realidad de un conjunto de síntomas.

La causa, en un 90% de casos, el virus llamado de Epstein-Barr (VEB), que es un tipo de herpes virus. Pero existen otros virus que producen síntomas similares.

Este virus tiene gran capacidad para crecer en la faringe y en los linfocitos B, lo que le permite llegar a todos los órganos linfoides (ganglios, bazo…), y hace que estos aumenten de tamaño.

¿Quién la puede padecer?

Los seres humanos son la única fuente del VEB. Principalmente aparece en la infancia, pero en nuestro medio cada vez es más frecuente en adolescentes y jóvenes.

El 90% de los adultos tienen anticuerpos frente al virus, es decir, han padecido la enfermedad con más o menos síntomas.

¿Cómo se transmite?

Se transmite sobre todo a través de la saliva, tras contactos íntimos y prolongados, por eso se le ha llamado “la enfermedad del beso”, siendo la mayoría de los contagios, entre los niños por intercambio de saliva.

La transmisión a través de objetos no es significativa. El contagio en las familias sólo es del 10%. Es posible la transmisión a través de la sangre y trasplantes, por lo que se recomienda no donar sangre durante los seis meses siguientes a pasar la enfermedad.

Después de una infección aguda, el VEB se elimina, de forma intermitente y aparentemente asintomática, a lo largo de toda la vida.

¿Cómo se manifiesta? ¿Es grave?

Tiene un tiempo de incubación (desde que se contagia hasta que se manifiesta) bastante largo (de dos a seis semanas y en adolescentes, aún más largo).

El inicio es poco específico, con malestar, inapetencia y cansancio.

Puede tener o no, fiebre. Casi siempre es alta (39-40º). A veces es intermitente y suele durar 1-2 semanas (en niños pequeños puede durar 1-2 días).

Es característica la inflamación de la faringe y amígdalas con exudados (placas) blanco-grisáceas. En el 90% de los casos, los ganglios a ambos lados del cuello aumentan.

En un 50% aumenta el tamaño del bazo. Casi siempre se afecta el hígado (aunque solo en un 10% de los casos hay un aumento del tamaño).

En general, si no hay complicaciones tiene un curso benigno y se recuperan completamente.

¿Cómo se diagnostica?

Fundamentalmente por la clínica. Solo a veces hay que recurrir a los análisis clínicos (en los casos de dudas en el diagnóstico o sospecha de complicaciones).

El estudio de los anticuerpos y sus diferentes tipos nos confirmaría el diagnóstico, diferenciando si se trata de una infección aguda o ya pasada. Aunque, en algunos casos (sobre todo en niños pequeños) no se llegan a aumentar estos anticuerpos.

¿Cómo se trata? ¿Qué medidas debo tomar?

No hay tratamiento específico. Si no está complicada, solo es necesario el tratamiento de los síntomas, es decir, reposo, dar líquidos y medicamentos para el dolor y la fiebre como son el ibuprofeno o paracetamol.

Es prudente mantener reposo en cama durante la fase aguda (si hay fiebre o cansancio). Y evitar esfuerzo físico o deportes de contacto hasta que se normalice el tamaño del bazo.

Solo en algún caso se utilizarían antibióticos, por encontrase en sus amígdalas una bacteria llamada estreptococo β hemolítico.

Fecha de publicación: 17-10-2011
Autor/es: