Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Ayudando a aprender: cómo hacerlo en el segundo año de vida

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 29-08-2017

El segundo año de vida es una etapa muy importante en el desarrollo del niño. En este periodo, por ejemplo, el niño aprende a caminar solo, interactúa más con el ambiente, comienza a decir sus primeras palabras y mejora su motricidad fina.

Un aspecto fundamental es tener en cuenta el ritmo de maduración del niño. Cada uno es diferente y aprende a hacer las cosas a una determinada edad. Esto no siempre quiere decir que pase nada malo. Simplemente NO se debe forzar.

¿Qué se puede hacer con él en casa durante esta etapa?

  • Lo primero de todo, ya que el niño se va a empezar a mover y a descubrir la casa y el entorno de una forma más independiente: SEGURIDAD. Se deben proteger enchufes, escaleras, esquinas. No lo dejéis solo cerca de piscinas y bañeras. Hay que darle su propio espacio para que vaya descubriendo, pero siempre bajo vigilancia.

  • Lo ideal es que en estas primeras etapas el niño esté en el suelo. De esta forma empezará a reptar o gatear de manera autónoma. Después se pondrá de pie y empezará a desplazarse, primero apoyado en muebles, sofás… y después ya comenzará a caminar.

  • Una vez que ya camine bien, se puede jugar con él o ella a darle patadas a una pelota grande. De esta forma le ayudamos a desarrollar el equilibrio. También se puede colgar una pelota del techo para que le de golpes con las manos. Otra forma de estimular la motricidad es montarle en objetos de 4 ruedas para que se arrastre con los pies.

  • Descalzar al niño y que camine descalzo por la casa, jardines o la arena de la playa.

  • También es importante que a lo largo de esta etapa el niño empiece a colaborar a la hora de vestirse, quitarse los zapatos, etc.

  • En cuanto a la alimentación, es fundamental a esta edad que el niño empiece a comer en trocitos, que coja él mismo su propia comida y se la meta en la boca, que sea capaz de comer con una cuchara, beber de un vaso… ¡aunque se manche! De esta forma no solo fomentamos su motricidad, sino que le ayudamos a aprender a comer, descubrir y valorar cada alimento.

  • También se puede hacer partícipe al niño de tareas sencillas a la hora de cocinar (por ejemplo amasar o mezclar ingredientes).

¿Y cómo jugamos con ellos?

EL JUEGO es una parte básica en todas las fases del desarrollo. A través del juego el niño aprende, mejora su motricidad fina y se relaciona con el ambiente que le rodea. Algunos ejemplos de juegos que se pueden hacer con él en esta etapa son:

  • Hacer torres o apilar objetos.

  • Encajar piezas grandes de diferentes formas y colores.

  • Montar rompecabezas sencillos.

  • Hacer rodar coches.

  • Juegos de plastilina.

  • Juegos y cuentos de animales para que los aprendan a reconocer e imitar sus sonidos. Jugar con muñecos e irles enseñando las partes del cuerpo a través de ellos.

¿Les podemos ayudar con el lenguaje? ¿Cómo?

EL LENGUAJE: en esta etapa el niño comienza a decir sus primeras palabras. Se les debe hablar mucho, con frases cortas y sencillas de entender. Hay que repetirles muchas veces las palabras para que las vayan entendiendo. Una forma de fomentar el inicio del lenguaje es hacer caso a lo que dicen sólo cuando lo expresan con palabras, y no con gestos. Ya en la etapa posterior, a partir de los 2 años, es cuando desarrollan la mayor parte del lenguaje.

Fecha de publicación: 29-08-2017
Autor/es: