Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Nuestra Encuesta

La violencia en el entorno familiar es un tema a resolver por

Área de usuario

Alimentación en el segundo año de vida, ¿y ahora qué?

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
Fecha de publicación: 4-06-2014

¿Le puedo dar ya de todo a mi hijo?

Los niños, a partir de los 12 meses, ya pueden comer prácticamente de todo. Hay que tratar de ofrecerles una gran variedad de alimentos, pero con una serie de particularidades (Decálogo de la alimentación).

  • Leche y derivados. A partir de los 12 meses se puede introducir la leche de vaca. Pero nunca antes por el mayor riesgo de alergia. Debe ser entera, porque su grasa tiene elementos fundamentales para la nutrición del niño. El aporte de lácteos debe ser de unos 500 ml/día. Es importante que no la tomen en exceso. Esto hace que los niños coman menos alimentos ricos en hierro y el calcio interfiere en la absorción del mismo. Se puede dar cualquier derivado de la leche. Pero conviene evitar los quesos más grasos. Las leches de crecimiento o junior (tipo 3) no son más que leches semidesnatadas suplementadas con hierro y otros minerales y oligoelementos.
  • Pescado: Deben tomar 2-3 raciones/semana. Tanto pescado blanco como azul (éste a partir de los 15-18 meses). El pescado azul es rico en ácidos grasos omega-3 que no tiene el blanco. La introducción tardía del pescado para evitar alergias no ha demostrado ser útil. El Ministerio de Sanidad recomienda evitar el consumo de atún rojo, pez espada y lucio en menores de 3 años por su mayor contenido en mercurio.
  • Embutidos: Se deben tomar de forma ocasional (1-2 días/semana). Mejor si son magros, tipo jamón de York, pechuga de pollo o pavo.
  • Vísceras: Se puede dar hígado cocinado en pequeñas cantidades y de forma esporádica (no más de 1 vez/mes). No se recomiendan otro tipo de vísceras (sesos, criadillas).
  • Marisco: No es aconsejable antes de los 2-3 años. Por su potencial alergénico.
  • Azúcar, chocolate, y bollería: Pueden tomar de forma muy esporádica. Son causa de caries y obesidad en el niño mayor y adulto.
  • Frutos secos, patatas fritas de bolsa, aceitunas enteras: No deben tomarlos antes de los 3-4 años. Es la causa más frecuente de atragantamiento en niños pequeños.
  • Deben evitarse los alimentos o preparaciones muy condimentadas, picantes, saladas o azucaradas.

¿Qué hago si mi hijo está tomando pecho?

Seguir ofreciéndole a demanda. Se siguen considerando lactantes. Y la leche continúa siendo fundamental en su alimentación. La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna complementaria con la alimentación sólida hasta los 2 años (o más, si aśi lo desean madre e hijo).

¿Cuántas comidas? ¿Qué cantidades? ¿Cómo lo hacemos?

Lo normal es que haga 3 comidas principales (desayuno, comida y cena) y 2 de menor cuantía, un almuerzo y la merienda. No es aconsejable que el niño coma entre horas.

Durante el segundo año de vida el crecimiento es más lento. Y comenzamos con la alimentación sólida, por lo que es normal que nos parezca que comen menos. No conviene forzar al niño. Hay que respetar que pueda estar saciado.

A partir del primer año de vida el niño suele tener preferencias y rechazos hacia determinados alimentos. Por ello éste es el momento fundamental para incorporar hábitos saludables en su alimentación. Resulta muy sano para su hijo hacer alguna de las comidas principales en familia. Ellos son grandes imitadores y aprenden de lo que hacen los mayores. Así será más fácil que prueben alimentos nuevos. A los 2-3 años será un miembro más de la mesa familiar.

Después de meses de ensayo, lo más probable es que a los 15-18 meses ya coma bastante bien solo, aunque necesite ayuda. También, al año, es capaz de beber en una taza o vaso sujeta por él mismo. Para evitar accidentes es mejor que sus utensilios sean de plástico. Se le debe permitir experimentar con las manos y que los alrededores queden “decorados” con comida.

¿Cómo paso a la alimentación sólida?

A medida que el niño madura y se va completando su dentición, en el segundo año de vida, se deben ir dando alimentos sólidos. Primero con cosas blandas, tipo jamón de York, pan, tortilla, pescado o frutas, como puede ser el plátano, en pequeños trozos para que no se atragante. Según vayan “cogiendo práctica”, irán admitiendo nuevos alimentos. No es correcto mezclarlos con las papillas o purés a modo de “engaño”.

¿Hasta cuándo puede seguir usando biberón?

Cuando el niño sea capaz de tomar leche o agua en un vaso o taza deberemos usarla en vez del biberón. Esto suele ser poco después de los 12 meses. Pasado el año de vida el biberón no es adecuado por distintas razones:

- Diversos estudios nos dicen que el tomar varios biberones de leche con cereales al día aumenta las posibilidades de una obesidad posterior.

- Es fundamental que no tome el biberón por la noche, a la hora de dormir, en la cuna o en la cama. Los restos de leche que quedan en la boca del niño pueden dar lugar a caries.

- Favorece las maloclusiones dentarias y anomalías del paladar.

Fecha de publicación: 4-06-2014
Autor/es:

Música Podcast Un soir à Venise by Tom La Meche (Disco: Summer Jazz 2011). Artista: Jazz Friends (Fuente: www.jamendo.com). Voz: Rafael López García
Esta narración de audio fue creada a partir de una versión específica de este artículo y no refleja las posibles ediciones subsecuentes.