Padres y pediatras
al cuidado de la infancia y la adolescencia

Alimentación durante el primer mes de vida

  • pdf
  • friend
  • print
  • Googleplus
  • Twitter
  • Facebook
  • WhatsApp
Fecha de publicación: 1-06-2014

La lactancia materna es el alimento ideal durante los primeros 6 meses de vida del niño. Toda mujer, salvo contraindicación médica, puede dar el pecho. Aun así, la decisión de cómo alimentar al recién nacido es de la madre. Y sea cual sea su decisión, debe ser respetada.

La lactancia materna

La leche materna es personalizada. Se adapta a las necesidades del niño. Siempre está disponible. Colabora con el sistema inmunológico infantil. Previene enfermedades cardiovasculares. Y además, es económica y aumenta el vínculo materno filial.

También es beneficiosa para la madre. Colabora a una más rápida recuperación y disminuye la incidencia de algunos tumores.

LA TÉCNICA DE AMAMANTAMIENTO:

Es óptimo colocar al recién nacido encima de la madre ya en el paritorio. Él sólo será capaz de reptar por el tórax materno hasta llegar a la mama. Esta práctica también se puede hacer en la cesárea con anestesia epidural o tras despertarse la madre en casos de anestesia general.

La lactancia materna se realiza “a demanda”. Es el lactante el que indica cuándo tiene necesidad de comer. Aun así es lo mejor que haga al principio tomas frecuentes (entre 8 y 12). Esta pauta aumenta la producción láctea y disminuye la pérdida de peso del recién nacido.

- Para dar de mamar la espalda debe estar cómodamente apoyada en el respaldo. La flexión de las piernas sobre una banqueta baja puede ser de ayuda.

- Se enfrentará el abdomen del niño con el de la madre. Se ofrecerá entonces la mama al niño. Cuando abra la boca le acercaremos al pecho para que se enganche.

- Comprobaremos que la boca tiene el labio inferior doblado hacia fuera. Debe abarcar por completo el pezón y gran parte de la areola. Se evita así la aparición de grietas en el pezón.

- La primera parte de la toma es más líquida y tiene como objetivo calmar la sed. La parte final es más grasa y nutritiva. Hay que dejar que el niño vacíe por completo al menos una mama para asegurarnos una correcta nutrición. Luego le ofreceremos el otro pecho. Si el niño está saciado puede que no lo quiera tomar.

- En la siguiente toma invertiremos el orden de las mamas para asegurarnos el correcto vaciado. Se evita así la retención de leche y se favorece una mayor toma de calorías.

- Para una correcta higiene de las mamas es suficiente con la ducha diaria.

- Si salen grietas en el pezón, hay que revisar la técnica de lactancia. Y se puede impregnar el pezón con la propia leche, dejándolo secar al aire.

- Si se nota poca orina (menos de  4 a 6 pañales empapados al día) y  heces (menos de 3 al día), excesiva somnolencia o irritabilidad pueden ser indicadores de que la lactancia materna no está siendo eficaz.

- Los lactantes amamantados no necesitan recibir agua ni infusiones.

- Se debe evitar el chupete ya que puede interferir en el aprendizaje de la técnica de succión.

LA TÉCNICA DE EXTRACCIÓN DE LECHE:

- La extracción de leche facilita su uso cuando la madre tiene que ausentarse.

- Hacer un masaje previo favorece la posterior extracción de leche. Es óptima la extracción realizada simultáneamente sobre las dos mamas con un sacaleches eléctrico.

- La leche obtenida puede ser conservada en la nevera 24 horas y puede congelarse hasta 3 meses. Para descongelar poner al chorro de agua caliente. No calentar en microondas ni hervir.

Descargate esta referencia del Programa de Salud Infantil de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) sobre Promoción de Lactancia materna y Técnicas de extracción y consercación de leche materna

La alimentación artificial

El material para preparar el biberón estará convenientemente lavado con agua y jabón y esterilizado. Esto último no es imprescindible. Es importante el lavado previo de manos.

Se puede usar agua mineral cuya etiqueta señale “apta para preparar alimentos infantiles” o agua del grifo. Esta última se llevará a ebullición hasta que hierva con fuerza.

Se verterá en el biberón la cantidad correcta. Son 30 mililitros por cada cacito de preparado lácteo. Y se calentará a unos 70º C al baño María. El microondas no calienta los alimentos de forma homogénea y se pueden causar quemaduras.

Después se añadirán los cacitos rasos correspondientes al volumen de agua. Se agitará suavemente para obtener una mezcla homogénea. Se enfriará al grifo y se probará la temperatura derramando unas gotas en la mano para comprobar que no quema.

Un recién nacido sano puede tomar los primeros días entre 30 a 45 ml de leche por toma. Se deben preparar múltiplos de 30 mililitros. La cantidad sobrante se despreciará. Iremos aumentando la cantidad según solicite el niño sin forzar.

Fecha de publicación: 1-06-2014
Autor/es:

Música Podcast: Third Awakening (Disco: Divinity). Artista: Project Divinity (Fuente: www.jamendo.com). Voz: Rafael López García
Esta narración de audio fue creada a partir de una versión específica de este artículo y no refleja las posibles ediciones subsecuentes.